Ingreso de Vida Garantizado

Fundación Vida en Igualdad

La Experiencia de un Europeo Viviendo en Tailandia

tailandia

Observar las condiciones económicas de este país, siendo capaz de encajarlas en el contexto global, me ha ayudado a comprender mejor la jerarquía global de las naciones, y cómo cada país juega un papel específico individualmente.

Relacionado con esto, la manipulación de la moneda y la separación provocada por la identidad cultural son puntos clave. También el asunto de la competición, el cual se expresa a través del nacionalismo.

Una de las mejores herramientas para mantener cualquier nación sujeta a mantener su papel en la jerarquía global, es el nacionalismo. Una de las mejores formas de control es hacer que uno se identifique con sus cadenas e incluso las alabe. Obviamente, esto también se aplica a nivel individual en las relaciones interpersonales. La religión también juega un papel importante en esto. Se usa como antídoto cuando las condiciones de una nación son adversas, dando todo tipo de justificaciones sobre por qué las cosas son como son, o falsas esperanzas de que, de alguna forma, la adversidad es para “mejorar”.

El identificarse con el empobrecimiento, con la destitución y con condiciones adversas extremas, lleva consigo grandes implicaciones psicológicas; normalmente cierto grado de vergüenza y una falta absoluta de autoestima y voluntad. Todos sabemos lo duro que es ser pobre en Occidente a nivel social y las implicaciones que tiene. Ahora, con un enorme grado de pobreza como el que es aceptado en países como éste, imagina la amplia repercusión que tienen estas condiciones en la psique del individuo; condiciones que, como europeos, nos horrorizarían. Vemos gente causando altercados en las calles debido al empeoramiento de sus condiciones de vida, y esto, en países como éste, es algo normal y aceptado. Es fascinante, porque en este país las protestas y las revueltas que se ven en las calles, son llevadas a cabo por la minoritaria clase alta política, que está enfadada por los intentos de mejorar las vidas de la gente pobre de la clase baja, por parte de los políticos “corruptos”. Esta gente pobre de clase baja, que son la mayoría, simplemente no tiene ni el tiempo ni los recursos para reunirse y formar un grupo de protesta; están demasiado ocupados sobreviviendo.

Así que, nuestra falta de conciencia sobre las vidas de los pobres en nuestros países de Occidente son sólo “la punta del iceberg”, a la hora de considerar el ámbito global. Nuestra falta de educación y la carencia de medios de comunicación apropiados juegan un papel importante en todo esto. Por otra parte, el hecho de que, como naciones que competimos naturalmente de acuerdo a las leyes económicas, esta ignorancia también puede justificarse; puesto que, siempre y cuando estemos en el equipo ganador, las cosas están aparentemente bien. Si acaso, nuestra prioridad principal es aprovecharnos y explotar tales condiciones, lo que se hace con bastante regularidad.

Las barreras del lenguaje y las normas culturales son exacerbadas mediante el principio de la competición. La mayor parte del racismo en el mundo no se ve abiertamente, sino de manera bastante implícita: “es diferente a mí, por lo tanto le valoro menos”. El principio de competición, expresado mediante la identidad cultural, es la lupa a través de la cual tendemos a juzgar las cosas que son diferentes a nuestra cultura; lo que realmente es un infortunio, ya que cuando miras esas cosas de cerca, te das cuenta de que son esencialmente las mismas. Comportamiento humano predecible basado en las circunstancias, sólo con apariencia diferente, puesto que procedemos de diferentes perspectivas moldeadas por nuestra condición. Una vez más, las condiciones económicas juegan el papel más determinante.

Por ejemplo, de acuerdo con mi experiencia, he notado que muchos extranjeros vienen aquí con la tendencia de juzgar este país, algo muy fácil de hacer, dadas las circunstancias. Lo que nunca consideran, es que ellos mismos son responsables, en parte, del porqué las cosas son como son en lugares como éste. Las fronteras nacionales son en realidad ilusorias. Lo que está claro es el hecho de que el mundo entero está directamente conectado por un sistema económico global y, por supuesto, indirectamente conectado mediante relaciones.

Cuando eches abajo las fronteras y mires esto como un asunto global, te darás cuenta de que lo que llamaríamos “clase media normal” en países desarrollados, aquellos que no consideraríamos ricos, están de hecho, dentro del 10% de la gente más rica del mundo. Así que, cuando la gente en Occidente se siente sin poder para actuar y provocar alguna mejoría en su mundo, abrazando la mentalidad del “ pobre de mí, ¿qué podría hacer yo?”, se tiene que entender que hay gente en este mundo que daría mucho por estar en tal posición. China, donde se vive en completa esclavitud, sirve de buen ejemplo. La clase trabajadora china se levanta, trabaja durante dieciocho horas con descansos cortos para las comidas, duermen seis horas y vuelven a empezar el ciclo. Si esta gente viese los niveles de vida de la clase media en Occidente, pensaría: “¡Umm! ¿Tienen dos o tres horas de tiempo libre al día y un poco de dinero extra en el banco? ¡Vaya vida! Sólo deseo que alguna vez pueda ser tan privilegiado. ¡Cuántas cosas podría hacer con tanta libertad!…”

En el caso de Tailandia, hablamos de una nación donde ciertas libertades básicas, ni siquiera se permiten por ley. Por ejemplo, mientras que en Occidente tenemos libertad de expresión, aunque esto es cuestionable y por lo general siempre hay coacción, esto nada tiene que ver en comparación con Tailandia, donde si dices algo en contra de la monarquía, te meten en la cárcel.

En Occidente, tanto nuestra falta de comprensión como nuestra pasividad están causadas, en gran medida, por la manipulación y el control de la información. Pero, cuando hablamos de un país con dinero y recursos, a través de los cuales el individuo tiende a estar más capacitado y tener más oportunidades, la ignorancia es una elección; mientras que en Tailandia, existe un gran control de la información tanto en Internet como en los medios de comunicación, y unas condiciones económicas muy limitadoras. Mucha gente no sabe lo que desconoce y, además, no tiene medios para saberlo alguna vez; por lo tanto, tienen muy pocas oportunidades de cambiar su situación.

De esta manera, queda puesta a consideración nuestra responsabilidad con nosotros mismos y con nuestro mundo como occidentales de clase media.

Investiga la propuesta del Ingreso de Vida Garantizado y únete a nosotros para debatir.

Por Adrian Blackburn

Fundación de Vida en Igualdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: